Metodología de implantación

QUASARE es, por su naturaleza, una herramienta que implica a personas, tecnología y procesos desde un punto de vista horizontal en las empresas. QUASARE afecta a empresas colaboradoras que, además de ser externas son más difíciles de controlar y constituyen un colectivo extraordinariamente heterogéneo y con una alta dispersión geográfica. Por tanto, cuando planteamos un proyecto de implantación, también debemos hablar de un proyecto de comunicación y adopción.


La implantación de QUASARE la abordamos como un proyecto global y por tanto, excede de la mera implantación de una herramienta informática. Las fases que contempla la implantación son las cinco siguientes:

  • FASE DE ANÁLISIS Y DISEÑO DEL PROYECTO DE IMPLANTACIÓN.

    Con un enfoque de consultoría de negocio, en esta fase inicial se debe abordar un análisis interno y externo para entender las necesidades e implicaciones de la adopción de QUASARE.
  • FASE DE IMPLANTACIÓN DE IT.

    La metodología de implantación contempla las siguientes fases:

    Inicio: lanzamiento y puesta en marcha del proyecto.
    Elaboración: análisis de la infraestructura existente, integración y análisis de la parametrización.
    Construcción: implantación y parametrización.
    Transición: Pruebas finales.
  • FASE DE PARAMETRIZACIÓN DE GESTIÓN DE PREVENCIÓN

    El objetivo de esta tercera fase es definir los indicadores y plantillas que deberán reflejar la herramienta con objeto de personalizar los campos y menús a las necesidades de los clientes.
  • FASE DE COMUNICACIÓN Y ADOPCIÓN.

    En esta fase se debe diseñar y ejecutar un plan de comunicación y adopción de la herramienta interna y externamente. Elaborar un plan de implantación por fases en función de criterios de criticidad.
  • FASE DE REVISIÓN Y MEJORAS

    El objetivo de esta última fase es establecer un mecanismo de mejora continua.